viernes, 9 de octubre de 2009

La fotografía y la crítica

I

Muchos fotógrafos dedican la mayor parte de su esfuerzo personal a la función creativa, unos dejándose arrollar por la industria fotográfica quedan atrapados en el furor de la técnica, otros soñando ser artistas se cuecen en el caldo de los estereotipos. Unos y otros niegan teorizar sobre su trabajo con el argumento baladí de que una imagen vale más que mil palabras.

II

Son propias de la función teórica la exposición y justificación de intenciones (estética) asi como la valoración de resultados (crítica). Es esta última palabra la que eriza los sentidos de quienes no la entienden como producto de la reflexión y comprensión de un fenómeno cultural, sino como el golpe tenaz de quien nos adversa. Es decir, toman la crítica como ataque personal. Asi, nada argumentan, sino que se defienden con visceralidad adjetivando el resultado de una función que en su sentido amplio es una función formativa.

III

Donde no hay crítica no hay formación. En un ambiente acrítico, sólo el dogma puede sobrevivir y la fotografía no es cuestión de fe, contrariamente es un ejercicio de la reflexión, el crear una fotografía es un proceso emotivo intelectual como lo señala Adams en su libro La Cámara.

ÍV

La crítica puede ser ejercida desde diversos puntos de vista, el más elemental de ellos es el punto de vista técnico: sub/sobre exposición, enfoque/desenfoque etc., después el punto de vista expresivo, lo que el autor ha querido decir o significar con su trabajo y esto puede ser evaluado en dos instancias significativas denotación y connotación. Ambas deben ser ubicadas en el contexto (temporal, espacial, social, psicológico) en que la la obra ha sido creada.

Denotar es la relación objetiva que tiene el signo con el objeto designado, en cambio connotar es sugerir otro significado además del objetivo, es el universo de las relaciones.

V

El fotógrafo que no puede asumir la crítica ni realizarla debemos concluir que poco reflexióna, es un ser mecánico que no cuestiona tan siquiera sus propias valoraciones si es que las posee. Como consecuencia de esto su obra nada significa.
Juan Carlos Moratinos

1 comentario:

José dijo...

Muy bueno... a veces no criticamos, ni hacemos el intento porque somos demasiados conscientes de nuestra falta de preparación y nos escondemos en nuestro silencio. En mi caso mis criticas son elementales y me cuesta ir mas allá de un me gusta o no me gusta. Pero creo que un buen inicio es no temer a ser criticado ni a opinar.